La manera en la que nos comunicamos hoy en día ha cambiado mucho respecto a hace solo unos años. Han emergido los programas de mensajería instantánea que ofrecen un gran abanico de posibilidades. No solo podemos enviar y recibir mensajes, sino que también podremos compartir multitud de archivos como imágenes o vídeos, entre otros. Dos de las plataformas más populares y utilizadas son WhatsApp y Telegram. La seguridad es un factor importante, pero no siempre está presente. Hoy nos hacemos eco de un informe oficial que asegura que los archivos que recibimos a través de estas dos plataformas no son tan seguros cuando llegan al teléfono.

Los archivos que recibimos por WhatsApp y Telegram pueden no ser tan seguros

Según algunos investigadores de seguridad certificados, un posible pirata informático podría utilizar una aplicación maliciosa para modificar los archivos que se envían a través de WhatsApp y Telegram. Esto hace que, pese a que estas plataformas cifran los archivos, podrían no ser tan seguros como creemos.

Esto lo consiguen por una vulnerabilidad que se aprovecha del tiempo que transcurre entre que los archivos son recibidos a través de WhatsApp y Telegram y cuando son guardados en la memoria. Podrían modificar esos archivos a través de aplicaciones maliciosas y se cargarían imágenes o vídeos diferentes en las aplicaciones.
Desde WhatsApp, como recogen en The Verge, aseguran que utilizan las mejores técnicas para proteger los archivos. Realizar cambios a la hora de compartir archivos podría derivar en otros problemas de privacidad.

Cómo podría utilizarse esto en contra de los usuarios

Hemos visto la posibilidad de que un supuesto atacante utilice una aplicación maliciosa para modificar los archivos que recibe un usuario a través de WhatsApp y Telegram. Ahora bien, ¿cómo podría afectar esto realmente? Los usos pueden ser varios, como vamos a explicar.

Un ejemplo claro es el hecho de que esa aplicación maliciosa pueda manipular una fotografía que estamos recibiendo. Podría hacerlo en tiempo real y casi de inmediato. Esto provocaría que una foto que estamos recibiendo sobre algo en concreto, en realidad acabemos recibiéndola de algo que nada tiene que ver.

También podría provocar la suplantación de mensajes de audio. Ya sabemos que hoy en día es muy común enviar y recibir audios a través de estas plataformas. Si un ciberdelincuente tuviera acceso a esos archivos de audio que se guardan en el sistema, podría provocar que un usuario reciba algo distinto.

Incluso podría alimentar lo que conocemos como Fake News. Especialmente a través de Telegram, donde podemos estar suscritos a canales de confianza. Podrían manipular el contenido que recibimos y generar noticias falsas que confundan a los usuarios.

En definitiva, WhatsApp y Telegram, que son dos aplicaciones que cuentan con más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, pueden no ser tan seguras a la hora de recibir archivos multimedia. Un hipotético atacante podría modificar esos archivos que estamos recibiendo y hacer que sean totalmente diferentes. Afecta a imágenes, vídeos o incluso mensajes de voz.

Cómo evitar ser víctima de este problema

Hemos visto que esto podría llevarse a cabo a través de aplicaciones maliciosas. Son programas que se hacen pasar por legítimos pero que realmente ocultan código que podría poner en riesgo a los usuarios.

La mejor manera de prevenir este tipo de ataques es descargar siempre los programas de fuentes oficiales. Siempre hay que obtenerlos de la tienda oficial de la aplicación.
De la misma manera es importante contar con programas y herramientas de seguridad, así como mantener los sistemas actualizados.